Autónomo o SL, ¿qué es mejor?

¡Hola a todos! Seguro que si estáis pensando en emprender un proyecto profesional, tengáis la duda de si elegir ser un autónomo o o fundar una sociedad limitada (SL). En Nersa, vuestra asesoría y gestoría en Sevilla, queremos ayudaros a elegir entre autónomo o SL.

Autónomo o SL ¿Cómo empiezo?

autonomo o sl

Obviamente, ambas opciones tienen requisitos y características diferentes. La elección entre autónomo o SL dependerá del tipo de negocio que queramos montar, el capital que tengamos disponible y el número de personas que vayan a iniciar el proyecto. Estás son las diferencias entre autónomo o SL:

  • Con respecto al número de socios, la limitación es clara. Si eres tú sólo, podrás elegir entre ser autónomo o montar una SL. Sin embargo, en una SL puede haber más socios, sin máximos ni mínimos; algo que no es posible siendo autónomo.
  • En cuanto al capital, para montar una SL es necesario un mínimo de 3.000 euros de capital social al comienzo. Sin embargo, al comenzar como autónomo un negocio no es necesario hacer ning´ún desembolso.
  • Otro aspecto b´´asico y determinante a la hora de elegir entre autónomo o SL es la responsabilidad frente a las deudas. En la SL, su propio nombre indica que está limitada. Significa que cada socio responde con su capital aportado. En el casoo del autónomo la responsabilidad es mayor, ya que deberá responder con sus bienes propios ante las deudas con terceros. En caso de estar casado/a, también se respondería con los vienes del cónyuge. Para evitarlo, existe la opción de hacerse de responsabilidad limitada.
  • La organización en los autónomos no existe. Sin embargo, en las SL se cuenta con dos órganos directivos: los administradores y la Junta General de socios. Los administradores gestionan y representan a la empresa. La Junta se encarga de nombrarlos, modificar estatutos, modificar el capital social, etc.
  • En cuanto a obligaciones fiscales también hay diferencia. Los autónomos se rigen por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), aplicado al rendimiento por actividades económicas. En las Sociedades Limitadas, se paga el Impuesto de Sociedades, que varía entre un 15 y un 25%. El IRPF se calcula en función de la actividad y los ingresos, por lo que nuestra recomendación es que si los ingresos anuales superan los 40.000€, convertirse en sociedad, ya que pagaréis menos.
  • Por ´último, en el tema burocrático, para ser una SL hay que obtener tanto una certificación negativa del nombre de la sociedad como un NIF. En el caso de los autónomos no hacen falta ninguna de las dos cosas.

Estas son las diferencias, esperamos haberos ayudado a decidir entre elegir autónomo o SL para vuestro nuevo proyecto. Por supuesto os deseamos lo mejor. Recordad que si necesitáis ayuda o tenéis alguna duda podéis poneros en contacto con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Alguna pregunta?

close-link