Introducción a la deducción fiscal por movilidad geográfica

Imprimiricono para imprimir entrada

Hola a todos, hoy en Nersa asesores vamos a daros unos consejos para poder beneficiarios de una deducción fiscal que posiblemente no es muy conocida: la deducción por movilidad laboral. Ya en otros artículos os damos consejos para las PYMES, pero ahora nos centramos en las deducciones para los particulares.

deducción fical

 

 

 

 

 

 

 

 

Hoy en día, uno de los problemas que sufren la mayoría de los trabajadores  consiste en la movilidad laboral, tanto para cambiar de sector de trabajo como para cambiarse de ciudad. Es decir, si una persona decide mudarse a otra ciudad por motivos profesionales, irremediablemente tendrá que afrontar una serie de gastos, tanto si se desplaza con la familia como solo.

Pero afortunadamente existe una ventaja: beneficiarnos de una deducción en el impuesto sobre la renta, por lo cual , en nuestro blog queremos hablaros hoy de en qué consiste y cómo funciona la deducción por movilidad geográfica.

El Impuesto sobre la renta recoge una bonificación por el hecho de cambiar de residencia por motivos laborales,  pero para poder tener derecho a esta bonificación es necesario cumplir unos requisitos de forma obligatoria:

Requistos a cumplir para beneficiarse de la deducción fiscal.

En primer lugar el contribuyente debe estar desempleado e inscrito en la oficina de desempleo. Esto quiere decir que, lamentablemente, esta deducción fiscal no es aplicable si quieres cambiar de trabajo por motivos profesionales de mejora, ya que es obligatorio cumplir ambos requisitos.

En segundo lugar que este nuevo puesto de trabajo, en un municipio distinto al que reside actualmente, exija el cambio de residencia. Es decir, aunque trabajes en distinta localidad debes tener también otra residencia habitual cumpliendo todos los requisitos. Declarando este domicilio como tal y empadronando en el mismo.

Cuando estos requisitos se cumplen, el contribuyente puede aplicarse esta deducción en la declaración de la renta.

A partir de este año, el importe de esta deducción es de 2.000 euros anuales con carácter general, que se aplicarán durante dos años, el del traslado y el siguiente.

Pero existe un inconveniente, ya que si se intenta aplicar esta deducción fiscal al realizar una declaración conjunta se pueden generar algunas dudas. En este caso, si hay más de un contribuyente con derecho a aplicar el gasto deducible por ese concepto, el importe total seguirá siendo el mismo, 2.000 euros, no se multiplica por dos. Eso hace que si estás en este supuesto, sea siempre conveniente que cada uno de los contribuyentes presente la declaración de forma individual.

Esperamos que estos consejos para particulares hayan sido de gran utilidad, no dudéis en poneros en contacto con nuestra asesoría en Sevilla para más información o cualquier duda que os haya podido surgir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Alguna pregunta?

close-link