Retribución de socios trabajadores que prestan servicios a entidades participadas

En este artículo vamos a intentar dar respuesta a una cuestión básica que muchos socios trabajadores se preguntan: ¿cómo se califican las retribuciones que percibo por prestar servicios en la entidad en la que participo?

socio trabajador

Para ello empezaremos con la primera pregunta que le puede surgir a un socio:

  • Si yo, socio, voy a crear una sociedad mercantil capitalista, ¿tengo que darme de alta obligatoriamente como autónomo? Para responder a esta pregunta tendrás que tener en cuenta dos factores:
  • A) ¿Vas a trabajar en la empresa? Si la respuesta es sí, tienes que saber que tendrás que darte de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA; Autónomo Societario) o bien en el Régimen General. El darse de alta en uno o en otro régimen dependerá del siguiente factor:
  • B) ¿Qué control vas a tener en la sociedad? Estarás obligado a darte de alta como autónomo en el caso de poseer más de un 50% del capital de la empresa o bien, si ejerces labores de dirección y gerencia y tienes más del 25% del capital. Si no fuera el caso, puedes afiliarte al Régimen General.

Una vez hecha esta breve introducción, vamos a centrarnos en dar respuesta al tema principal de este artículo: clarificar la calificación y el tratamiento de las rentas percibidas por los socios que prestan servicios a las entidades en cuyo capital participan.

Según el artículo 27.1 de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas:

socios trabajadores

“… la calificación de las contraprestaciones que reciba un socio de su sociedad por los servicios que le presta serán consideradas como rendimientos del trabajo salvo que deban calificarse como rendimientos de actividad económica, y será de rendimientos de actividad económica cuando se cumplan los siguientes requisitos:

debe tratarse de rendimientos derivados de la realización de actividades incluidas en la Sección Segunda de las Tarifas del IAE, es decir, actividades profesionales de carácter general.

el contribuyente debe estar incluido, a tal efecto, en el RETA o en una mutualidad de previsión social que actúe como alternativa al citado régimen especial lo que implica que existan las notas de ajenidad e independencia.”

En cuanto al requisito de realizar una actividad incluida en la Sección 2ª de las Tarifas del IAE, entendemos que tal requisito debería exigirse no solo en relación con los servicios que presta el socio a la entidad, sino también respecto de la propia actividad de la sociedad (a pesar de que las entidades en todo caso deben inscribirse en la Sección 1ª de tales tarifas), para que la nueva regla objetiva resulte aplicable exclusivamente a entidades que prestan servicios profesionales.

Por el contrario, cuando no se cumplan dichos requisitos, la renta se calificaría como rendimiento del trabajo. En este sentido se ha expresado la doctrina administrativa, que ha matizado que el socio puede o no estar dado de alta en algún epígrafe de la Sección Segunda de las Tarifas por la realización de estas actividades; lo que se exige es que estas últimas se encuentren incluidas en dicha Sección.

Así mismo, la consulta vinculante emitida por la Dirección General de Tributos el 13 de abril de 2015 (referencia 2650-14) el ámbito subjetivo contenido en el artículo 27.1 de la LIRP debe quedar acotado a sociedades dedicadas a la prestación de servicios, no sólo a las sociedades profesionales (Sección 2ª de las Tarifas del IAE).

socios trabajadores

Dicha consulta, además, también hace referencia al Impuesto sobre el Valor Añadido, considerando que los socios que prestan servicios a una sociedad, en la que la titularidad o el derecho de uso de los activos principales para el ejercicio de la actividad que constituye su objeto social corresponde a la propia entidad, quedan excluidos del ámbito de aplicación de este tributo “en la medida que no concurra un elemento fundamental cual es la ordenación de medios propios”.

En resumen, cuando existan las notas de dependencia y ajenidad o cuando se carezca de los medios de producción, las contraprestaciones percibidas se calificarán como rendimientos del trabajo.

Por tanto, considera la resolución vinculante que será necesario analizar cada caso concreto y tener en cuenta todas las circunstancias concurrentes para determinar si existe o no ejercicio independiente de una actividad económica.

Se debe calificar de laboral la relación, si en función de las condiciones acordadas con la sociedad resulta que el profesional queda sometido a los criterios organizativo de aquélla, no percibe una contraprestación económica significativa ligada a los resultados de la actividad y es la sociedad la que responde frente a terceros. En estas condiciones, los servicios prestados por el socio no estarían sujetos al IVA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Alguna pregunta?

close-link