Impuestos indirectos y directos, ¿qué debe pagar un autónomo?

Imprimiricono para imprimir entrada

El pagar impuestos es una responsabilidad que puede generar muchas dudas y desagradables consecuencias si se desconoce la ley. Por ello desde Nersa Asesores, asesoría en Sevilla, te traemos un breve repaso sobre impuestos indirectos y directos y las contribuciones más comunes para un autónomo en España.

Tipos de impuestos

Como autónomo, existen dos maneras de contribuir con el fisco de acuerdo a si gravan la capacidad económica o el consumo del contribuyente: impuestos indirectos y directos.

Las tributaciones también se clasifican según zona geográfica (municipales, autonómicos o estatales); si aplican para una persona física o jurídica (personales y reales); de acuerdo a la frecuencia en la que deben ser pagados (periódicos y no periódicos); y finalidad (fiscales, extrafiscales, entre otros).

gastos del hogar en la declaración de la renta

Impuestos Directos

Se trata de aquellos que gravan los ingresos, renta o patrimonio en general del contribuyente, ya sea persona física o jurídica. Esto puede incluir desde un coche, piso, terreno o cualquier bien que se posea.

Usualmente, su pago se efectúa de forma anual, coincidiendo con el ejercicio fiscal y bajo fechas específicas, por ello es importante regirnos por el calendario fiscal.

Los impuestos directos más comunes para un autónomo

  • Impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF): grava todas las rentas de trabajo y capital logrado durante el ejercicio fiscal, ya sea por rendimiento de capital, de trabajo, ganancias y pérdidas patrimoniales, o por actividades económicas.
  • Impuesto sobre Actividades Económicas: Se le conoce también como IAE y se aplica para las actividades de emprendedores.
  • Declaración de Operaciones Intracomunitarias: cuando un autónomo efectúe operaciones en otros estados miembros de la Unión Europea, su actividad será objeto de fiscalización y deberá presentar el modelo 349 para cumplir con las contribuciones ante Hacienda.
  • Impuesto sobre Bienes Inmuebles: se le conoce como IBI y grava los inmuebles que se posea.

Impuestos Indirectos

Son los que se derivan de forma indirecta del patrimonio, ya sea mediante consumo y venta o por transmisión de bienes y derechos.

Podríamos decir que estos dependen de lo que adquiramos, no de lo que ya poseemos. Desde un simple móvil, hasta auto o un terreno. Es por ello que no se rigen por el calendario fiscal, sino que responden a transacciones específicas, a diferencia de los directos.

Los impuestos indirectos más comunes para un autónomo

  • Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA): tributo que recae en consumidores finales de bienes y servicios. Puede ser General (21%). Reducido (10%) y superreducido (4%).
  • Renta de aduanas: regulado por el Reglamento (UE) nº 952/2013 y se aplica al importar o exportar mercancía.
  • Impuestos especiales: gravan bienes y servicios como tabaco, alcohol, electricidad y la matriculación de automóviles.
  • Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados: grava la circulación de bienes, como la compraventa de una vivienda o su alquiler, así como operaciones societarias y actos jurídicos documentados.

Esperamos que esta pequeña guía sobre los impuestos indirectos y directos os haya servido de ayuda. Si tenéis cualquier tipo de duda, poneos en contacto con nosotros sin compromiso. En Nersa Asesores, asesoría fiscal en Sevilla, estaremos encantados de poder ayudaros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Alguna pregunta?

¿Estas de acuerdo con nuestra Política de privacidad ?
close-link