patrimonios protegidos. Bienes y derechos para personas discapacitadas.

Patrimonios protegidos

Imprimiricono para imprimir entrada

En Nersa, asesoría en Sevilla, sabemos que los problemas legales pueden ser muy variados. Por ello, te ofrecemos soluciones a tus problemas, por muy concretos que sean. Un elemento muy concreto son los patrimonios protegidos. Te los explicamos a continuación.

¿Qué son los patrimonios protegidos?

Un patrimonio protegido es un conjunto de bienes y derechos constituido a favor de una persona discapacitada cuyo destino expreso es la satisfacción de sus necesidades vitales.

¿Cómo se regulan los patrimonios protegidos?

La Ley 41/2003 de protección patrimonial de las personas con discapacidad, LPPD, regula estos patrimonios protegidos de las personas con discapacidad. Dicha regulación, tiene como objetivo favorecer la constitución de estos fondos patrimoniales vinculados a la satisfacción de las necesidades vitales de las personas con discapacidad. En este sentido, se adoptan una serie de medidas para favorecer las aportaciones a título gratuito a los patrimonios protegidos reforzando los beneficios fiscales a favor de las personas con discapacidad.

¿Quién puede crear un patrimonio protegido?

La propia persona con discapacidad, los padres, tutores, curadores o guardadores de hecho y cualquier persona con interés legítimo y quiera proteger y beneficiar a una persona con discapacidad.

¿Cómo se crea un Patrimonio Protegido?

Mediante escritura pública ante notario por la persona o personas que lo proponen. En la escritura se identifica al beneficiario, los bienes que inicialmente se aportan, y se establecen las reglas que deben aplicarse para su administración, indicando quiénes desempeñarán la administración cuando no puede ser efectuada por la propia persona con discapacidad.

Si se aportan bienes inmuebles, ha de anotarse en el Registro de la Propiedad su condición de integrantes de un patrimonio protegido.

Si la administración del patrimonio no corresponde ni al beneficiario, ni a sus padres, tutores o curadores, la representación legal del administrador debe constar en el Registro Civil.

¿Quiénes son los beneficiarios del Patrimonio Protegido?

Tendrán esta consideración, exclusivamente, las personas con discapacidad afectadas por los siguientes grados de discapacidad:

  1. Las afectadas por una discapacidad psíquica igual o superior al 33%.
  2. Las afectadas por una discapacidad física o sensorial igual o superior al 65%.

¿Qué bienes pueden integrar el patrimonio protegido?

El patrimonio protegido se formará mediante aportaciones iniciales y posteriores de dinero, bienes, y derechos. La ley es muy amplia en este aspecto, y, por tanto, pueden aportarse cualquier tipo de bienes que puedan generar rendimientos económicos, adaptándose a las necesidades y situaciones de cada persona:

  • Dinero o depósitos en cuentas corrientes.
  • Seguros, rentas vitalicias, o cualquier otro producto bancario que ofrezca una renta o unos rendimientos establecidos en su contratación.
  • Fincas urbanas o rústicas.
  • Usufructo sobre inmuebles, derechos de hipoteca, etc.
  • Títulos, acciones, emisiones de deuda pública, obligaciones, etc.
  • Otros bienes que pueden generar rendimientos patrimoniales, por ejemplo: obras de arte, joyas, etc.

¿Cómo se valoran las aportaciones no dinerarias a efectos de aplicar la reducción de dichas aportaciones?

Las aportaciones no dinerarias al patrimonio protegido de las personas con discapacidad se valorarán de acuerdo a los siguientes criterios:

  1. a) En los donativos o donaciones de bienes o derechos, el valor contable en el momento de la transmisión y, en su defecto, el valor conforme al Impuesto sobre Patrimonio.
  2. b) En la constitución de un derecho real de usufructo sobre bienes inmuebles, el importe anual a computar en cada período impositivo será el 2% del valor catastral.
  3. c) En la constitución de un derecho real de usufructo sobre valores, el importe de los dividendos o intereses percibidos por el usufructuario en cada uno de los años de duración del usufructo.
  4. d) En la constitución de un derecho real de usufructo sobre otros bienes y derechos, el importe anual resultante de aplicar el interés legal del dinero de cada ejercicio al valor del usufructo determinado en su constitución conforme al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.
  5. e) En los donativos o donaciones de obras de arte de calidad garantizada y de los bienes que formen parte del Patrimonio Histórico Español, la valoración efectuada por la Junta de Calificación, Valoración y Exportación. El valor determinado, según

Las reglas anteriores, tendrá como límite máximo el valor normal de mercado del bien o derecho transmitido en el momento de su transmisión.

¿Cuáles son las ventajas fiscales de un Patrimonio Protegido?

Para el titular del Patrimonio Protegido: las aportaciones que se realicen a dicho patrimonio, supondrán para el titular un rendimiento del trabajo.

Hay una parte que está exenta: IPREM x 3. El IPREM es el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples. El IPREM de 2018 asciende a 6.454,03 euros, por lo tanto, la parte exenta serían 19.362,09 €. De 19.362,09 € a 24.250 € (que es el importe máximo anual establecido), tributará como rendimiento del trabajo. Y todas las aportaciones que superen el máximo de 24.250 €, tributarán por Sucesiones y Donaciones.

Las aportaciones máximas establecidas son 10.000 € por cada aportante y 24.250 € anuales en su conjunto. Estos rendimientos del trabajo no se encuentran sujetos a retención o ingreso a cuenta.

Para los aportantes al Patrimonio Protegido: Las aportaciones que se hagan van a reducir la base imponible del IRPF del aportante por lo tanto, es una ventaja fiscal a poder disfrutar en la siguiente declaración de la renta.

El importe que reduce la base imponible será la aportación hasta los límites de 10.000 € por aportante y 24.250 € en conjunto. Las aportaciones que se hagan y que excedan de estos límites, pueden reducirse en los cuatro periodos impositivos siguientes.

Cuando los aportantes sean sujetos pasivos del Impuesto sobre Sociedades, tendrán la consideración de rendimientos de trabajo siempre que hayan sido gasto deducible en el Impuesto sobre Sociedades, con el límite de 10.000 € anuales. Este límite es independiente de los anteriores.

Pilar Olivero Ferrazzano

En Nersa Asesores te asesoramos en materia fiscal, laboral, contable y mercantil. Esperamos que os haya gustados este post sobre Patrimonio Protegido. Para más información, contacta con nosotros. 

Advertencia: El presente documento ha sido elaborado por NERSA ASESORES  y contiene información de utilidad práctica, pero no excluye ni sustituye la necesidad de obtener asesoramiento, siendo el contenido de este insuficiente para la toma de decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Alguna pregunta?

¿Estas de acuerdo con nuestra Política de privacidad ?

close-link