¿Qué ocurre en un cambio en la separación de bienes?

Imprimiricono para imprimir entrada

¡Buenos días a todos! ¿Sabéis lo que pasa cuando se produce un cambio en la separación de bienes? ¿Sabéis qué debéis tener en cuenta? Hoy, desde el blog de Nersa S.L., vuestra asesoría y gestoría de confianza en Sevilla, queremos hablamos sobre este tema para que sepáis todo lo que necesitáis saber.

qué ocurre en un cambio en la separación de bienes

 

Cambio en la separación de bienes

Cuando se lleva a cabo un cambio en el régimen económico matrimonial de gananciales mediante la separación de bienes, se debe tener en cuenta la tributación. Además, se tiene que planificar adecuadamente el reparto de los bienes gananciales que permite pagar menos impuestos.

ITP y plusvalía municipal

A la hora de disolver la sociedad de gananciales, ambos cónyuges pueden verse obligados a satisfacer el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) y, en caso de que se repartan inmuebles, la plusvalía municipal. Aunque esto dependerá de si el reparto de los bienes es equitativo o no:

  • Sin excesos. En el caso de que cada cónyuge se queda exactamente el 50% de los bienes y no existen excesos de adjudicación, se considera que no se ha producido una verdadera transmisión. Por lo tanto, no habrá tributación de ITP ni por plusvalía municipal.
  • Con excesos. Pero en el caso de que hayan excesos de adjudicación, es decir, que uno de los cónyuges se queda más del 50% de los bienes, sí puede existir tributación sobre dicho exceso.

En concreto, si existe un exceso de adjudicación a favor de uno de los cónyuges que el otro compensa en dinero:

  • Inevitable. Si el exceso ha sido inevitable, la escritura de disolución tributa por AJD entre un 1% y un 1,5% sobre el valor declarado del exceso y no habría plusvalía municipal en caso de que se hayan inmuebles. El porcentaje depende de la Comunidad Autónoma.
  • Evitable. Si hay compensación pero el exceso es evitable, existirá una transmisión de bienes sujeta a ITP a un tipo de entre el 6% y el 11% y además a una plusvalía municipal en caso de inmuebles.

En el caso de que el exceso de adjudicación es inevitable, si ambos cónyuges tienen dos inmuebles en común y cada uno se adjudica uno de ellos, se compensan las diferencias de valor entre ambos inmuebles. Pero si el exceso de adjudicación es evitable, si existen varios inmuebles y uno de los cónyuge se los adjudica todos, tiene que compensar al otro cónyuge con dinero de su patrimonio personal.

IRPF

En un caso sin excesos, si se reparten todos los bienes al 50%, tampoco deberán tributar por IRPF. No se producirá ninguna ganancia ni pérdida patrimonial. Todos los bienes adjudicados conservarán tanto su antigüedad como el valor de adquisición que tenían en la sociedad conyugal.

Si existen excesos, sí que se producirá una ganancia o pérdida patrimonial para el cónyuge que reciba una menor parte del patrimonio:

  • Con compensación. Será la diferencia entre el dinero que reciba dicho cónyuge y el valor de adquisición de la parte de los bienes a la que renuncie.
  • Sin compensación. Para calcular la ganancia o la pérdida generada, se basa en el valor real de la parte de los bienes a los que se renuncie.

 

Reparto ideal

Lo ideal, visto lo anterior, es repartir los bienes al 50%, sin exceso de adjudicación por parte de algunos de los cónyuges. O que sea de forma que éste sea inevitable. Así se disminuye al máximo o elimina la tributación por IRPF, ITP y plusvalía municipal.

Es importante realizar una adjudicación lo más equitativa posible entre ambos cónyuges para evitar o reducir considerablemente la tributación.

caso de cambio en la separación de bienes

Esperamos que os haya parecido interesante. Si necesitáis saber más, podéis contactar con nosotros sin compromiso. ¡Hasta pronto!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Alguna pregunta?

¿Estas de acuerdo con nuestra Política de privacidad ?
close-link