Regularización de bienes de inversión - Nersa S.L.

Regularización de bienes de inversión

Imprimiricono para imprimir entrada

En éste artículo os mostramos toda la información necesaria para la regularización de bienes de inversión para vuestra empresa.

Una sociedad mercantil que desarrolla una actividad sujeta y no exenta, adquiere un bien de inversión y se deduce el IVA que soporta. Posteriormente, decide dedicarse a actividades que no generan IVA devengado (actividades sujetas y exentas).

Paralelamente, otra sociedad compró un bien de inversión deduciéndose el IVA y posteriormente, antes de que termine el período de regularización, decide transmitirlo.

¿Qué ocurriría con el IVA soportado en este tipo de operaciones? Esta es la pregunta que tratamos de responder hoy en nuestro artículo.

¿QUÉ ES UN BIEN DE INVERSIÓN? 

El concepto de bien de inversión al que nos referimos en este artículo es el que establece la Ley del IVA, definiéndolos como son aquellos bienes corporales, muebles, semovientes o inmuebles destinados a ser utilizados por un período superior a un año como instrumento de trabajo o medios de explotación y cuyo valor de adquisición sea igual o superior a 3.005,06 euros.

Regularización de bienes de inversión

¿QUÉ ES EL PERÍODO DE REGULARIZACIÓN?

A diferencia de lo que ocurre con el coste de adquisición de un inmovilizado que se amortiza sistemáticamente en función de la vida útil, la deducibilidad de las cuotas de IVA soportadas se deduce directamente en el período impositivo que se cumplan los requisitos establecidos por la Ley 37/1992. Ahora bien la Ley no olvida que estas cuotas así deducidas deberán regularizarse (es decir aumentar o disminuir la deducción practicada) si se dan determinadas circunstancias que alteren el cumplimiento de los requisitos iniciales. Es en el momento de la adquisición o entrada en funcionamiento del inmovilizado cuando se abre el periodo de regularización del bien, que será de 10 años si se trata de terrenos o edificaciones y de 5 años en el resto de los casos.

Las circunstancias que originan el período de regularización son las siguientes:

  1. Cuando entre el porcentaje de deducción definitivo correspondiente a cada uno de los años del periodo de regularización y el que prevaleció en el año en que se adquiere el bien, exista una diferencia superior a diez puntos.
  2. Cuando los sujetos pasivos hubiesen realizado, durante el año de adquisición de los bienes de inversión, exclusivamente operaciones que originen derecho a deducción o exclusivamente operaciones que no originen tal derecho y, posteriormente, durante los años siguientes se modificase esta situación anterior.

¿COMO SE REGULARIZA EL IVA EN LAS ADQUISICIONES DE BIENES DE INVERSIÓN?Regularización de bienes de inversión

El procedimiento para practicar la regularización de deducciones por bienes de inversión viene regulado en el artículo 109 de la ley del IVA.  Aplicamos la siguiente ecuación:

Siendo en todo caso,

  1. Deducción que procedería si el bien lo hubiese adquirido este año.
  2. Deducción practicada en el año de la adquisición del bien.

El resultado a regularizar será la cuantía resultante a ingresar (si el resultado es positivo) o bien la deducción complementaria a efectuar (si el resultado es negativo). Los ingresos o, en su caso, deducciones complementarias resultantes de la regularización de deducciones por bienes de inversión deberán efectuarse en la declaración-liquidación correspondiente al último período de liquidación del año natural a que se refieran.

¿CÓMO SE REGULARIZA EL IVA EN LAS ENTREGAS DE BIENES DE INVERSIÓN?

De acuerdo al artículo 110 de la Ley del IVA, se aplicarán las siguientes reglas:

  1. Si la entrega estuviese sujeta y no exenta o bien exenta o no sujeta pero que origine el derecho a deducción, se considerará que el bien de inversión se empleó exclusivamente en la regularización de operaciones que originan el derecho a deducir durante todo el año en que se realizó la entrega y los cuatro o nueve siguientes en función de si es un bien mueble o inmueble.
  2. Si la entrega resultase exenta o no sujeta, se considerará que el bien de inversión se empleó exclusivamente en la realización de operaciones que no originan el derecho a deducir durante todo el año en que se realizó dicha entrega y en los restantes hasta acabar el periodo de regularización.

A modo de ejemplo, si un empresario (a efectos del IVA), realizase una entrega sujeta y exenta de un bien de inversión que no haya consumido aún su periodo de regularización, habiéndose deducido las cuotas soportadas en la adquisición de dicho bien, tendría que regularizar aplicando el siguiente cálculo:

                  

Este artículo ha sido redactado íntegramente por Juan Miguel Martín Verjillos, con el apoyo y la experiencia aportados por Juan Luis Pavón Guerrero y Jose Miguel Rojas Sanchez-Arjona.

En Nersa Asesores te asesoramos en materia fiscal, laboral, contable y mercantil.

 Advertencia: El presente documento ha sido elaborado por NERSA ASESORES y contiene información de utilidad práctica, pero no excluye ni sustituye la necesidad de obtener asesoramiento, siendo el contenido de este insuficiente para la toma de decisiones.

                                                                                              Sevilla, 23 de abril de 2018

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Alguna pregunta?

¿Estas de acuerdo con nuestra Política de privacidad ?

close-link