Sueldo cobrado en el extranjero y sus beneficios fiscales

El sueldo cobrado en el extranjero y sus beneficios fiscales

Imprimiricono para imprimir entrada

Muchos son los españoles que salen del país por motivos laborales, bien sea por la incorporación a un nuevo puesto en otro país o por un desplazamiento con motivo de la internacionalización de las empresas españolas. Hoy en Nersa S.L. os explicamos qué dos tipos de beneficios fiscales pueden aplicarse las personas físicas residentes fiscales en España que hayan trabajado en el extranjero, que conllevan la exención total o parcial del sueldo cobrado en el extranjero en su declaración de la renta.

¿CUÁNDO SOY RESIDENTE EN ESPAÑA?

Una persona que haya trabajado en el extranjero durante el ejercicio imponible, puede que tenga que declarar parte del sueldo cobrado en el extranjero  si no ha perdido su residencia en España.

Es residente en España quién se encuentre en cualquiera de las siguientes circunstancias:

  • Primero, que permanezca en territorio español más de 183 días. Para este cálculo, computarán las ausencias esporádicas, salvo que el contribuyente adquiera la residencia en el país extranjero, la cual deberá acreditar.
  • Si el cónyuge y los hijos menores de edad del contribuyente permanecen en España, se entiende que sigue siendo residente en España. En caso de separación, se aplicará esta suposición si no hay separación legal.
  • Por último, se supondrá que el contribuyente mantiene la residencia en España si mantiene aquí la fuente principal de sus ingresos.

Las personas de nacionalidad española que acrediten su residencia fiscal en un territorio extranjero considerado como paraíso fiscal, no perderán la condición de contribuyente en la renta de las personas físicas en España.

Beneficio fiscal 1 del sueldo cobrado en el extranjero: RÉGIMEN DE TRABAJADORES ESPAÑOLES DESPLAZADOS AL EXTRANJERO.

Para las personas que se hayan desplazado al extranjero a trabajar, el sueldo cobrado en el extranjero se considerará exento si cumple con los siguientes requisitos:

  • El contribuyente es contratado por una empresa extranjera o un establecimiento permanente de una empresa española.
  • En el país extranjero existe un impuesto equivalente o parecido al IRPF.
  • El país extranjero no es considerado como un paraíso fiscal.

El primer y segundo requisito se entienden cumplidos si hay un convenio de doble imposición con ese país.

Esta exención tiene un límite de 60.100€, el cual se aplica proporcionalmente al tiempo trabajado en el extranjero durante el año del impuesto. Para disfrutar de esta exención deben concurrir los siguientes hechos:

  • El sueldo cobrado en el extranjero se acompaña con el desplazamiento físico del contribuyente. Lo cual se debe acreditar.
  • Si se trata de un desplazamiento en una empresa española a una sucursal en el extranjero, el contribuyente tendrá que justificar cual ha sido su trabajo en la sucursal española en el extranjero y que su trabajo en dicha sucursal se ha realizado en beneficio para la empresa española. Puede ser que el contribuyente tenga que aportar el contrato de trabajo para justificar su labor en el extranjero, sin embargo, si se trata de un directivo, se presupone que trataba para toda la empresa incluidas sus sucursales con sede en el extranjero.
  • En última instancia, si se tratase de una empresa extranjera en un país con un impuesto equivalente al IRPF, el contribuyente deberá entregar la nómina en el extranjero.

sueldo cobrado en el extranjero

Beneficio fiscal 2 del sueldo cobrado en el extranjero: RÉGIMEN DE EXCESOS

Los trabajadores que hayan trabajado en el extranjero pueden aplicarse el régimen de excesos si:

  • Es enviado por una empresa española al extranjero.
  • El destino ha durado, al menos, 9 meses.

Este régimen de excesos significa la exención total del importe que sobrepase la renta extranjera a la equivalente en España. Es decir, se tributará sólo por lo que se hubiera cobrado en España, y el resto, quedaría exento.

Este mínimo de 9 meses computa por el total del año, no siendo necesario que concurran de manera continua dentro del año. Si no se alcanzasen los 9 meses, el contribuyente puede aplicar el régimen general de dietas regulado en el Vigente en la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Si se tuviera derecho a disfrutar de los dos tipos de beneficios fiscales, el contribuyente tendría que elegir, ya que los dos regímenes son incompatibles.

Si quiere conocer más sobre los regímenes de exención de sueldo cobrado en el extranjero o cuál le conviene más si puede aplicarse los dos, no dude en contactar DNP asesores.

Advertencia: El presente documento ha sido elaborado por DNP ASESORES y contiene información de utilidad práctica, pero no excluye ni sustituye la necesidad de obtener asesoramiento, siendo el contenido de este insuficiente para la toma de decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Alguna pregunta?

¿Estas de acuerdo con nuestra Política de privacidad ?

close-link