Deducción del IVA por la transmisión de un vehículo - Nersa S.L.

La declaración de IVA en transmisiones de vehículos de empresa

Imprimiricono para imprimir entrada

La Agencia Tributaria permite deducirse a los autónomos y sociedades las cuotas soportadas por la adquisición, importación, arrendamiento o cesión de uso de vehículos destinados a realizar una actividad económica, pero hay ciertas excepciones y consideraciones que realizar antes de deducirnos el IVA por la compra de un vehículo. Es por ello que en Nersa, tu gestoría y asesoría en Sevilla, os queremos informar sobre la deducción del IVA por la transmisión de un vehículo.

 

Deducción del IVA por la transmisión de un vehículo

 

transmisión de un vehículo

El artículo 95 de la Ley del IVA expone que podrán deducirse las cuotas de IVA soportadas en la adquisición, importación, arrendamiento o cesión de uso por otro título de bienes de inversión afectos al desarrollo de la actividad del negocio, excepto los automóviles de turismo y sus remolques, ciclomotores y motocicletas (los definidos en el anexo del Real Decreto Legislativo 339/1990 del 2 de marzo), para los cuales se presumirán que están afectos parcialmente a la actividad en un 50%.

Sin embargo, hay ciertos automóviles que se excluyen de la presunción de afección parcial y de los que se podrá deducir la totalidad de la cuota de IVA soportado, estos son:

  • Vehículos mixtos que transporten mercancías.
  • Vehículos destinados al transporte de viajeros.
  • Transportes usados para el aprendizaje en autoescuelas.
  • Los usados para pruebas, ensayos, demostraciones o promociones de ventas por sus fabricantes.
  • Transportes utilizados por representantes o agentes comerciales.
  • Los utilizados en servicios de vigilancia.
  • Además de sus accesorios, piezas de recambio, carburantes, coste de aparcamiento, peaje, y reparación.

Para ello, la ley establece que no será suficiente acreditar la existencia de una de estas circunstancias con la mera declaración de IVA y su contabilización. El sujeto pasivo tendrá que demostrarlo por cualquier medio de prueba admitido en derecho.

Pero la mayor controversia, no es la correcta demostración de la afectación del vehículo a la actividad empresarial, sino su venta si se trata de un vehículo afecto a la actividad parcialmente, ya que se transmite un bien afecto al 50% mediante una transmisión empresarial.

transmisión de un vehículo

La Dirección General de Tributos concluye en su consulta vinculante V2017-11 del 8 de septiembre de 2011 sobre la venta de estos vehículos que “la base imponible del Impuesto en la entrega de un vehículo automóvil que ha estado afecto a un patrimonio empresarial o profesional en un porcentaje del cincuenta por ciento, debe computarse, asimismo, en el cincuenta por ciento de la total contraprestación pactada, dado que la transmisión del otro cincuenta por ciento se corresponde con la entrega de la parte de dicho activo no afecta al referido patrimonio que debe quedar no sujeta al Impuesto de acuerdo con lo dispuesto por el artículo 4.Dos.b) de la Ley 37/1992”.

Entonces, podríamos decir que en la venta se producen dos tipos de operaciones:

  • 50% del bien afecto al patrimonio empresarial: se realiza una venta de inmovilizado que repercute IVA.
  • 50% del bien no afecto a la empresa: la consulta vinculante de la DGT nos indica que no está sujeto a IVA.

¿Este importe no sujeto a IVA será base imponible de algún tributo? Por supuesto, si no vendemos un bien afecto a un patrimonio empresarial, consecuentemente, estará afecto al patrimonio personal. Podríamos pensar que sólo se trata de base no sujeta a IVA en la transmisión empresarial, pero las Haciendas Autonómicas se lo están aclarando a los compradores de estos vehículos enviándoles liquidaciones provisionales que informan que de no estar sujeto a IVA un 50% de la compra, deberá estar sujeto a Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.

transmisión de un vehículo.

Esta situación puede afectarle a cada sujeto de una manera diferente. Hay muchas empresas que desconocen esta actuación y habrán vendido vehículos afectos al 50% con un IVA calculado al 100% de la base, las cuales ahora se preguntarán si procede solicitar la devolución de ese IVA. Y, por el contrario, resulta prácticamente imposible que el comprador sepa con seguridad que el IVA que está pagando por el 100% de la base sea correcto ya que para ello el IVA soportado por el vendedor por la adquisición originaria del vehículo se lo ha tenido que haber deducido íntegramente.

Por lo que, lamentablemente, pueden encontrarse con transacciones poco transparentes, cada caso requiere un estudio individualizado, pero siempre persiguiendo la aplicación de nuestros derechos y obligaciones fiscales

Esperamos que este artículo sobre la deducción del IVA por la transmisión de un vehículo os sirva de gran ayuda. Si necesitáis una gestoria y asesoría en Sevilla, no dudéis en contactar con nosotros. Nuestro grupo de profesionales te atenderán de forma personalizada. Os dejamos otros artículos que os pueden resultar interesantes: Deducciones por donaciones y Gastos deducibles de los autónomos en IVA e IRPF.

Este artículo ha sido redactado por Silvia Ferrera Acedo, con el apoyo y la experiencia aportados por Juan Luis Pavón Guerrero y José Miguel Rojas Sánchez-Arjona.

 Advertencia: El presente documento ha sido elaborado por NERSA ASESORES y contiene información de utilidad práctica, pero no excluye ni sustituye la necesidad de obtener asesoramiento, siendo el contenido de este insuficiente para la toma de decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Alguna pregunta?

¿Estas de acuerdo con nuestra Política de privacidad ?

close-link