Coste, variación y valoración de existencias - Nersa S.L.

Coste, valoración y variación de existencias

Imprimiricono para imprimir entrada

Uno de los más difíciles objetivos en una buena gestión empresarial es la adecuada valoración de existencias. La correcta valoración de existencias puede reconducir nuestro negocio al conocer el valor añadido que incluimos en nuestros productos, tales como: el coste destinado al aprovisionamiento de las materias primas, el coste de producción de los productos, mano de obra dedicada, los costes indirectos en los que incurrimos para su desarrollo, etc. En Nersa, expertos asesores, vamos a abordar la valoración de existencias, un procedimiento muy importante para llevar la contabilidad de gestión.

 

VALORACIÓN DE EXISTENCIAS

 

valoración de existencisa

 

VALORACIÓN DE LAS ENTRADAS DE EXISTENCIAS

Las existencias son sobre todo mercaderías o materias primas que se utilizan generalmente a corto plazo en el proceso productivo generando productos terminados. Aunque denominamos existencias a todos los elementos inventariables que van a permanecer en la empresa menos de un año, vamos a centrarnos en las que tienen mayor grado de afectación con el proceso productivo y dejaremos a un lado otros elementos inventariables con menos protagonismo en el proceso productivo, son los costes indirectos inventariables, como pueden ser, por ejemplo, fungibles de oficina, combustibles, repuestos, envases, embalajes, etc. Por lo tanto, diferenciamos:

  • Mercaderías: productos que se venden sin transformar.
  • Materias primas: productos pendientes de introducir en el proceso productivo.
  • Productos en curso: elementos inventariables que no se les ha terminado de aplicar un determinado proceso productivo.
  • Productos semiterminados: artículos que han sido transformados, pero aún no han terminado su proceso productivo asociado.
  • Productos terminados: es el bien final, listo para ser vendido, igual que las mercaderías, con la diferencia de que este tipo ha sufrido transformación dentro de nuestra empresa.

valoración de existencias

 

Según del tipo de existencias del que hablemos, podremos agregarle unos costes asociados:

  • Mercaderías: se valorarán por su coste de adquisición, es decir, los costes incurridos para su adquisición, los cuales son, el precio de compra, el transporte y demás costes que puedan ser imputados.
  • Materias primas: al igual que las mercaderías, al no haber sufrido ningún proceso de transformación, sólo podemos hablar de coste de adquisición.
  • Productos en curso: algunos procesos productivos generan pérdidas si son detenidos, por lo tanto, mientras que su valor no disminuya por el hecho de tratarse de un elemento en fase de producción, los productos en curso contendrán el valor del coste de compra y de la parte de la producción satisfecha.
  • Productos semiterminados: su coste se compone del coste de adquisición de las materias primas utilizadas para la producción realizada y el coste de producción (mano de obra directa o el coste de la externalización si la hubiese y otros costes añadidos en el proceso productivo).
  • Productos terminados: éstos engloban todos los costes destinados al producto final, el coste de adquisición, el coste de la producción o la externalización de ésta, la mano de obra directa y, por último, los costes de distribución al cliente.

VALORACIÓN DE LAS SALIDAS DE LAS EXISTENCIAS

valoración de existencisa

El flujo de salida de productos viene dado generalmente por las ventas (en ocasiones puntuales por devolución de compras). Las salidas de mercaderías o productos terminados es lo que denominamos el consumo.

Para llevar un buen control del consumo, el método más utilizado es el inventario periódico o procedimiento contable especulativo de cuenta divisionaria. Para ello llevaremos un control de las existencias en almacén, y tendremos el valor de las existencias que quedan (existencias finales) en la empresa:

Ei + Compras – Ef = Consumo

Es de cuenta divisionaria porque el registro de las existencias se encomienda a más de una cuenta (compras, ventas, variación de existencias y existencias, entre otras). Es un procedimiento especulativo porque utiliza diferentes criterios de valoración para registrar entradas y salidas de existencias, en concreto, para valorar las existencias no transformadas (compras) se utiliza el coste histórico (precio de compra) y para valorar las existencias dispuestas para la venta se utiliza el precio que fijamos.

FIFO (First in, first out)

Los precios, tanto de compras como de ventas, cambian a lo largo del tiempo, por ello, es primordial llevar un criterio de valoración de manera constante en el tiempo para que las existencias tengan un valor lo más real posible. Aunque es algo costosa su gestión, el método más efectivo y utilizado es el FIFO. Trata de valorar las primeras salidas al precio de las primeras entradas. Por lo que suponemos que sacamos del almacén las existencias más antiguas, lo lógico para que no queden obsoletas, desfasadas o caduquen.

La Variación de existencias

Es el aumento o disminución del valor contable de las existencias que surge al adecuar su valor al final del ejercicio con la estimación de las existencias finales almacenadas. Los registros de existencias adquiridas en el exterior se complementan con las cuentas de compras para el cálculo del consumo real (Ei + Compras -Ef = Consumo). Por lo tanto, identificamos que las existencias compradas no consumidas no sólo son un gasto, sino un activo en el balance, y la disminución o aumento del valor de éstas, un gasto o ingreso en la cuenta de Pérdidas y Ganancias.

valoración de existencias

Las cuentas de variación de existencias indicarán un aumento o disminución del valor de las existencias según su saldo contable:

  • Saldo deudor: nos indica que las existencias iniciales son superiores a las finales, es decir, el consumo es mayor que las compras (se ha consumido en el proceso productivo más del valor en existencias compradas, por lo que no hemos repuesto todo lo que había en almacén a principios de año con las compras realizadas a lo largo del periodo).
  • Saldo acreedor: en este caso, habrá saldo en el haber si las existencias finales son superiores a las iniciales, por lo tanto, el consumo ha sido menor que las compras (se ha repuesto el valor de las salidas con las compras y, además, hemos aumentado el stock).

En definitiva, la función de la variación de las existencias es aplicar el gasto por consumo real, ajustando los gastos por compras según el ejercicio en el que se han utilizado estas compras.

Es decir, si se consumen las compras del año y parte de existencias que han sido compradas el año pasado, se reflejará una variación de existencias negativa en la cuenta de Pérdidas y Ganancias. Para reflejar que parte de las compras del año pasado son gastos de este ejercicio, ya que no fueron consumidas el año pasado, sino que sólo estuvieron en stock y ello se reflejó como un activo en el balance del año pasado. Lo contrario podría haber ocurrido el año pasado de este supuesto, las existencias compradas y no consumidas, se ajustarán con un ingreso en concepto de variación de existencias para ajustar el gasto de compras, ya que algunas no fueron consumidas.

 

Esperamos que este artículo sobre los costes, variación y valoración de existencias os sirva de ayuda. Para más asuntos de asesoría recuerda visitar la web de Nersa S.L., su asesoría fiscal en Sevilla, y nuestro blog.

 

Este artículo ha sido redactado por Silvia Ferrera Acedo el 15 de julio de 2018, con el apoyo y la experiencia aportados por Juan Luis Pavón Guerrero y José Miguel Rojas Sánchez-Arjona.

Advertencia: El presente documento ha sido elaborado por DNP ASESORES y contiene información de utilidad práctica, pero no excluye ni sustituye la necesidad de obtener asesoramiento, siendo el contenido de este insuficiente para la toma de decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Alguna pregunta?

¿Estas de acuerdo con nuestra Política de privacidad ?

close-link